Horno de cerámica (siglos XII-XIII)

HORNO DE CERÁMICA  (siglos XII-XIII)

 

Este horno fue excavado en 1993 por el Museo (Servicio Municipal de Arqueología). La obra de puesta en valor ha consistido en la edificación de una pérgola de planta octogonal en la que predomina una estructura metálica con cerramiento de cristal y cubierta de teja cerámica. En el interior se alberga el horno, en una posición centrada, y los diversos elementos museográficos que lo acompañan (cartelería alusiva al Priego medieval islámico y su barrio alfarero y una maqueta del horno reconstruido).

El barrio alfarero de madinat Baguh, en los siglos XII y XIII, se encontraba en el entorno de las actuales calles Lozano Sidro y San Marcos, ocupando una superficie aproximada de 1,5 hectáreas. En este sector se han excavado desde 1993 numerosos hornos cerámicos, de distintas tipologías, además de otras estructuras de interés: zanjas de extracción de arcillas, depósitos, muros, pavimentos...

La ubicación de los alfares en este sector de la población no es casual. Aquí había agua en abundancia, que se extraía mediante pozos, y un sustrato geológico adecuado, en el que abundan las arcillas aptas para el modelado. También el barrio estaba en la periferia de los arrabales, por lo que su actividad (emanaciones de humos, acumulación de desechos, etc.) no molestaba en exceso a los vecinos.

El horno se encuentra parcialmente excavado en el subsuelo, con una planta en ojo de cerradura, y consta de las siguientes partes:

· Cámara de cocción: De planta circular, presenta unas series de perforaciones en las paredes que servían para colocar unas barras o rollos de cerámica, formando unas estanterías que sujetaban las cerámicas durante la cocción. Esta cámara, cilíndrica, estaba abierta por arriba y contaba con varias chimeneas laterales.

· Cámara de fuego: Es una estructura de planta de tendencia rectangular adjunta a la cámara de cocción. Aquí se encontraba tanto la entrada al horno como la zona donde se controlaba el fuego.

A pesar de su tamaño medio, en este horno se pudieron cocer hasta varios cientos de piezas a la vez. La fila de agujeros conservada completa tiene 77 orificios, que sujetaban una estantería lineal de 6,10 m de longitud por unos 35 cm de ancho. Si sabemos, tras el estudio de los fragmentos del derrumbe, que el horno pudo tener hasta seis estantes, el total de estantería lineal aprovechable se sitúa en torno a los 39 m. A ello habría que añadir que el espacio central de la cámara de cocción se utilizaba para colocar piezas de gran tamaño, como tinajas.