Arco de San Bernardo

Arco de San Bernardo

Esta puerta, que podemos fechar en la segunda mitad del siglo XV, no corresponde al recinto amurallado de la villa medieval, sino a un molino harinero cuyo caz tuvo que salvar el camino público que discurre bajo el mismo. Para ello, se dispuso un paso abovedado practicable, de cañón, sobremontado por un arco ojival ciego de salmeres volados. Toda la fábrica está construida con sillería de travertino, reutilizando en ocasiones el substrato geológico natural.. El valor histórico de esta estructura es muy elevado, ya que es la única muestra de arquitectura civil monumental de finales de la Edad Media que se conserva en el casco urbano de la ciudad. Aquí comienza un itinerario peatonal acondicionado que discurre por el Bajo Adarve y que nos conducirá hasta la Puerta del Sol, en el barrio de la Villa.