Corpus Christi

Es un momento muy apropiado para disfrutar, como viajero, de la hospitalidad y buena acogida de la gente de Priego. 

La celebración del Corpus debió iniciarse en Priego a mediados del siglo XVI y seguramente fue promovida por el llamado "Apóstol de Andalucía", San Juan de Ávila, que había escrito un tratado titulado "Del Santísimo Sacramento" y que entre 1525 y 1569 desarrolló una intensa labor como predicador en Andalucía y especialmente en las provincias de Córdoba, Granada y Jaén. En Priego encontró el apoyo del Licenciado Marcos López, Vicario de las Iglesias de la localidad y fundador del Colegio de San Nicasio, que asumió la organización anual de la fiesta.

La celebración debió adquirir en pocos años un auge extraordinario ya que a principios del siglo XVII se citaba a Priego como "señaladísimo lugar en esta gran devoción". La fiesta del Corpus formaba parte, junto a la de la Inmaculada Concepción y el Santo Entierro, de las que se financiaban a expensas del Ayuntamiento, que nombraba cada año a varios diputados para que la organizaran con la mayor pompa y esmero. Así, en 1820, el nuevo Ayuntamiento de signo liberal elabora un presupuesto en el que se destinan a la fiesta del Corpus 4.400 ducados, cantidad muy superior a las que se asignan a las demás fiestas de financiación pública.

No obstante, la programación festiva parece haberse simplificado a través de los siglos, si tenemos en cuenta la cantidad y variedad de actos que en siglos pasados se organizaban con motivo del Corpus. En los siglos XVI y XVII se organizaban en este día representaciones de autos sacramentales o "comedias a lo divino" y se ejecutaban danzas que por su procedencia o por la condición de quienes las ejecutaban se denominaron "de los portugueses", "de los gitanos", "de los pastores", "de los indios", "a lo francés" o "del cascabel". También se quemaban castillos de fuegos artificiales.

Es un momento  muy apropiado para disfrutar, como viajero, de la hospitalidad y buena acogida de la gente de Priego.