Hermanos de la Aurora

"Los Hermanos de la Aurora", son un grupo de campanilleros que desde que tenemos constancia en la Hermandad (1.696) hasta el día de hoy, recorren todos los sábados del año ( en la medianoche del sábado al domingo) las calles de nuestra ciudad, cantando las coplas que el propio pueblo ha escrito para ello, con una métrica no uniforme y una misma melodía, llamando a los fieles a rezar devotamente el Rosario, entre las alabanzas a Dios, a los Santos, y sobre todo a su Madre, la Virgen del Aurora. 

El Rosario Público, en principio estuvo formado por hombres, pero la inscripción masiva de mujeres para alcanzar las gracias concedidas por su participación, causó incidentes que dieron lugar a que se prohibieran durante muchos años a las mismas su asistencia. 

El día 28 de julio de 1.780 a las 9 y diez de la noche, al llegar a las esquinas de la encrucijada de la calle Alba, Cañamero, Torrejón y Nueva, se encontraron los Rosarios de la Aurora y de las Mercedes, injuriándose los asistentes entre sí, causando escándalo y alboroto de tal gravedad que “pudieron producir un motín o sublevación”… de ahí el refrán tan típico de “VAMOS A ACABAR COMO EN EL ROSARIO DE LA AURORA”. 

Otra característica es que al salir todos los sábados del año, se pide con una especia de hucha que aquí se denomina “cepo”, habiendo un refrán popular que dice: “PIDES MÁS QUE LOS HERMANOS DE LA AURORA”. 

Sin lugar a dudas es una de las tradiciones que por su constancia más gusta a todos los visitantes y que tienen los prieguenses más arraigados en su corazón. 

  

Breve historia de la Venerable Hermandad 

Los inicios de esta Venerable Hermandad se remontan al siglo XVII pues la encontramos ya constituida en la ermita de San Nicasio, con el título de Congregación del Santo Rosario. 

El libro más antiguo de cabildos que se conserva en el archivo de la Hermandad comienza en el día primero del año de 1.696. La Hermandad se designa con el título de Ntra. Sra. del Rosario y tres años más tarde en 1.699 con el nombre alternando de Ntra. Sra. de la Aurora, poco tiempo después se perdió definitivamente la denominación de Hermandad de Ntra. Sra. del Rosario. El libro primitivo de las constituciones se perdió a los pocos años por lo que ignora quienes fueron sus fundadores y la fecha exacta de su fundación. 

En el año 1706 se había acordado que en atención a la necesidad de la Hermandad, de hacer una imagen de talla de Ntra. Sra. de la Aurora que, “sirva de aumento de la devoción de dicha Hermandad, porque la imagen que hoy hay es la Ntra. Sra. del Rosario y no ser la advocación del nombre de dicha Hermandad”. Así pues, D. Antonio Alegre, hermano mayor y D. Francisco Valdivia, celador, fueron a la ciudad de Granada y ajustaron el costo de la imagen. 

La remodelación artística de la ermita data del año 1711, fecha en la cual el hermano mayor D. Bartolomé Madrid, acuerda hacer un retablo, para el altar de la Virgen. La terminación de las obras fue en el año 1772, fecha que figura en la cornisa de la portada. 

El cotitular de la Hermandad es San Nicasio, Patrón de Priego, nació en Reims, en el siglo IV de nuestra era. En el año 394 fue elevado a la dignidad de Obispo de su ciudad, siendo el décimo obispo de la misma. Fundador de la nueva Catedral, erigida sobre la basílica de los Santos Apóstoles y dedicada la Virgen María. 

Cuando se produjo la invasión de Reims por los vándalos, este se negó a ir de la ciudad, por el contrario exhortaba a los habitantes de la ciudad a sufrir serenamente el martirio, así en el año 407 fue martirizado por los bárbaros junto al diácono Florencio y el lector Jocundo en la puerta de la iglesia de Ntra. Sra. Cuando recitaba el salmo, según cuenta la tradición, le fue cortada la cabeza, que ya en el suelo continuaba recitando. 

La devoción de Priego a San Nicasio hay que remontarla al siglo XVI, en base a la curación del Marques de Priego de la enfermedad del contagio o peste, así en el año 1.528 en el acta capitular del 15 de Agosto se dispone que “se hagan algunas fiestas por alegrías de la salud de su señoría y porque la gente de ello haya placer”, en la puerta de la Iglesia del San Nicasio. 

La creencia de la protección del Santo a las enfermedades denominadas “infecciosas” daría origen a su patronazgo, algo muy extendido en la época. 

Después pasarían dos hechos importantes para asentar su devoción. Uno de ellos fue la fundación en el siglo XVI del colegio de San Nicasio, obra pía de San Juan de Ávila, el cual sería por mucho tiempo el colegio de primeras letras de la localidad y en el que se formaron muchas generaciones de prieguenses, dando lugar a que San Nicasio fuera querido por todos los que pasaron por sus aulas. 

La otra sería la donación de la reliquia del santo, traídas desde Flandes, por el alférez Francisco Márquez en el año 1.581, realizando una solemne procesión de la Reliquia en el día del Santo Patrón, el día 14 de diciembre, acto que durante varios siglos se seguiría haciendo y que daría lugar a que el pueblo tuviera cerca de su Patrón, venerándolo durante mucho tiempo. 

Esta Venerable Hermandad realiza muchas y muy entrañables actividades, entre todas ellas podemos destacar claramente tres: 

-El Sábado de Pasión se realiza un solemne Vía Crucis con el Santo Cristo de Ánimas, , una talla del siglo XVI, ante la cual oró San Juan de Ávila, durante su larga estancia en Priego y que posteriormente se le vela en la noche del Jueves Santo, realizando un turno de vela durante toda la tarde hasta entrada la madrugada. 

-La semana en la cual recae el día 12 de septiembre, festividad de la Virgen de la Aurora, donde sale en procesión la venerada imagen de Ntra. Sra., previo a un Septenario de preparación y una curiosa subasta de moñas de jazmines con cadenas, trenzadas por las mujeres de la hermandad cada tarde antes del septenario. 

-Sin lugar a dudas es una de las características más entrañables tanto de esta Hermandad como de pueblo de Priego son los HERMANOS DE LA AURORA.