PRIEGO DE CÓRDOBA: UN ALTO, ENTRE OLIVOS, EN LA RUTA DEL GOLF ANDALUZ

Destacado
by / Miércoles, 15 Diciembre 2021 / Publicado en Noticias

PRIEGO DE CÓRDOBA: UN ALTO, ENTRE OLIVOS, EN LA RUTA DEL GOLF ANDALUZ, por Lourdes Zuriaga.

Andalucía es la Comunidad autónoma española con mas campos de golf. Para cualquier aficionado es un placer disponer de una oferta de noventa y tres campos distribuidos por sus ocho provincias. Crear una ruta es todo un reto, pero en ella podremos combinar nuestro deporte favorito con el arte, la gastronomía y la naturaleza. A menos de una hora de Antequera, Córdoba, Granada o Jaén podemos hacer parada y fonda en Priego de Córdoba. No nos arrepentiremos. En el Parque Natural de Las Sierras Subbéticas, en un paisaje plagado de olivos, rocas y cortados, se alza La Tiñosa, el pico más alto de la provincia de Córdoba, con una elevación de 1.570 metros. Muy cerca, el Pico Bermejo con 1.476 metros de altitud es uno de los lugares elegidos por los senderistas para disfrutar de un paseo entre encinas y quejigos y donde, según la época del año podremos oler a lirios, peonías, orquídeas o narcisos. Este es solo uno de los muchos atractivos con que cuenta Priego. Con una superficie de 288 kilómetros cuadrados, además de su núcleo principal, cuenta con veintiuna aldeas que aportan riqueza y diversidad a este municipio mundialmente conocido por su aceite.

ORO LÍQUIDO

La variedad de aceituna Picudo, o Picuda, confiere al aceite de Priego de Córdoba unas características muy especiales. Sabor, aromas, textura… para un producto que se elabora en esta comarca y que goza del sello de calidad de denominación de origen otorgado por la Unión Europea.

Pero no es solo esta variedad, la orografía del terreno, con un olivar en pendiente que exige, casi siempre, la recolección del fruto a mano, sin mecanización, y los plazos -un máximo de doce horas desde la llegada de la oliva a la almazara- que evitan la oxidación, han hecho de este aceite uno de los mejores del mundo. Así lo demuestran sus mas de dos mil premios en concursos nacionales e internacionales.

Un aceite ideal para consumir en frio o en guisos y frituras.

TURISMO Y ACEITE

La Denominación de Origen Priego de Córdoba se extiende, además de a este municipio, a los de Almedinilla, Carcabuey y Fuente Tojar. En este último podemos visitar el Museo Histórico-municipal donde se conservan numerosos restos del pasado íbero y romano de la comarca que demuestran que aquí ya había almazaras hace dos mil años.

También en el yacimiento romano de El Ruedo, en Almedinilla, han aparecido restos de otra almazara de la época de la dominación del imperio romano en la península ibérica.

A día de hoy, podemos disfrutar de una ruta que nos permitirá conocer el origen del cultivo en la comarca y su desarrollo hasta llegar a los parámetros de calidad de que hoy disfruta.

Es posible conocer el proceso de recolección, visitar una almazara y ver el proceso de elaboración; así como realizar una cata dirigida que nos permitirá descubrir sabores, visitar olivos milenarios y degustar desayunos y meriendas molineras con el aceite como protagonista. Y, por supuesto, probar los platos típicos de la zona enriquecidos con el zumo de las olivas.

ARTE E HISTORIA

Priego de Córdoba es mucho más que naturaleza y aceite. Enclavado en la ruta del Califato y del Barroco Cordobés atesora monumentos que deslumbran al viajero.

Sus iglesias como la de la Asunción, La Aurora, las Angustias, de las Mercedes, del Carmen, de San Pedro o San Francisco son ricas en ornamentos y un trabajo de yesería magníficamente conservado.

La vista se nos va hacia arriba, hacia unas cúpulas en las que destacan flores y frutos, molduras geométricas, ángeles y la belleza de la luz que se cuela por las ventanas y se refleja en las blancas paredes que iluminan estos recintos sagrados.

En cada una de las iglesias encontraremos tesoros arquitectónicos, pero para la mayoría de los prieguenses las joyas de la corona, son la capilla de la Aurora – antes ermita de San Nicasio, patrón e la ciudad- y la capilla del Sagrario que alberga la iglesia de la Asunción. Esta última es de planta octogonal, y en cada uno de sus lados se abre un ventanal que derrocha luz sobre el espacio central que ocupa el Sagrario. Francisco Javier Pedrajas fue el autor de la decoración de la cúpula que recoge todos los atributos del final del barroco.

EL AGUA

Entre visita y visita podremos beber agua en cualquiera de las fuentes que encontramos en la calle. Brota de los manantiales que posee Priego y que han dado vida a la ciudad.

La más emblemática es la Fuente del Rey, aunque, en realidad son dos: la vieja y la nueva. La más antigua data del siglo XVI y, junto a ella, se construyó la más reciente.  Inaugurada a principios del siglo XIX y realizada por los artistas Remigio de Mármol y José Álvarez Cubero. En ella, arquitectura y escultura se funden en una obra barroca en torno a tres estanques salpicados de figuras mitológicas.

De estas fuentes partía un río de agua, hoy soterrado, que da nombre a una de las principales calles de la ciudad.  A ambos lados se agrupan las casas más señoriales, Todas ellas dotadas de un patio trasero, verdaderos jardines en los que aliviar los calores del verano y disfrutar del sol en invierno.

En una de estas casas de la calle Río, en el número 33, nació Niceto Alcalá- Zamora primer presidente de la II República Española. Hoy es casa museo en la que podemos ver como se vivía a finales del siglo XIX en una familia que, a pesar de tener una buena vivienda, no disponía de muchos medios económicos: libros, condecoraciones, recuerdos, cuadros y fotografías, nos muestran una imagen amplia del político que moriría en el exilio en 1949.

Coetáneo de Alcalá-Zamora fue Adolfo Lozano Sidro, pintor e ilustrador nacido en Priego y cuya casa natal alberga un museo en el que podemos disfrutar de las mismas ilustraciones que contemplaron los lectores de la revista Blanco y Negro, del periódico ABC a finales del XIX y principios del XX.

LA VILLA Y EL CASTILLO

Naturaleza, gastronomía, aceite, agua… todo nos lleva a los orígenes de Priego. A su castillo y al balcón del Adarve donde, desde una altura privilegiada vemos el pico de la Tiñosa, el mar de olivos, el tajo que nos separa del valle y hasta una escultura de Joselito, que recuerda a aquel niño actor que rodó una de sus películas en estas calles.

El Adarve nos muestra las razones estratégicas que llevaron a distintos pueblos a sentarse en Priego. Su altura y difícil acceso la hacían casi inexpugnable. De la época islámica data su castillo, construido junto a la Medina y a la iglesia de la Asunción.

De aquí parte el barrio de La Villa, un entramado de calles estrechas y pasado medieval y musulmán. Casas encaladas, vestidas de flores, una explosión de colores sobre un blanco impoluto que los vecinos se encargan de mantener resplandeciente.

DEL CORPUS A LA SEMANA SANTA

Es así todo el año, pero alcanza su máximo esplendor en la festividad del Corpus Christi, cuando la procesión discurre entre unas callejuelas cuyos vecinos casi pueden darse la mano de balcón a balcón. Pequeñas atalayas que se llenan para la fiesta y desde las que cae una lluvia incesante de pétalos al paso de la Custodia.

Pero si hablamos de procesiones, no podemos olvidar la Semana Santa, de gran arraigo popular y que cuenta con una interesante imaginería. Son procesiones solemnes y casi todas de silencio roto por alguna saeta, pero hay una excepción: la salida de la Iglesia de San Francisco de Jesús Nazareno que es llevado en volandas por una multitud de fieles.

Es una de las imágenes más veneradas en la ciudad y volverá a salir a las calles en el mes de mayo. Es una de las cinco hermandades que procesionan en los llamados Domingos de Mayo, fiesta de interés turístico, y que se estima que fue creada en 1642 cuando se iniciaron las hermandades de Jesús de la Columna y la cofradía de la Vera Cruz, las más antiguas de Priego. Parece que fue una iniciativa del pueblo para pedir a Dios un año de lluvias y una buena cosecha. La tradición se ha mantenido hasta nuestros días y cada domingo de mayo procesiona una hermandad: La Caridad, Del Buen Suceso, da La Soledad, de la Columna y para terminar Jesús Nazareno.

De esta forma, los que quieran revivir la Semana Santa, podrán hacerlo durante el mes de mayo.

PARA DORMIR

En el barrio de La Villa se ubican muchas de las casas rurales que ofrecen hospedaje al turista que visita la comarca. Casas típicas rehabilitadas. Muchas de ellas con patio y todas llenas de tiestos en sus fachadas, cubiertos de plantas y flores. También encontramos casas rurales de alquiler completo o por habitaciones en las aldeas rurales que circundan el núcleo urbano.

Pero la oferta hotelera va mucho mas allá. Priego de Córdoba dispone de mas de mil trescientas plazas de alojamiento, cifra altísima si tenemos en cuenta que la ciudad tiene algo más de veintidós mil habitantes.

Su villa turística -una de las ocho que la Junta de Andalucía creó a finales del pasado siglo- dispone de cincuenta y dos casas que, con distintas capacidades, permiten una ocupación de más de doscientas cincuenta plazas. Situada en plena naturaleza, en la aldea de Zagrilla y a dos pasos del Jardín micológico que nos permitirá conocer la vida de los hongos.

En la carretera que nos lleva de Zagrilla a Priego encontramos el hotel Huerta de las Palomas. Un cuatro estrellas que dispone de treinta y cuatro habitaciones cuidadosamente decoradas y con amplios espacios comunes tanto en el interior como en el exterior.

Con cuatro estrellas cuenta también el Hotel Patria Chica que debe su nombre al periódico editado en la localidad a principios del siglo XX. La familia propietaria del inmueble, descendiente del fundador del diario, no ha escatimado en gastos a la hora de rehabilitar esta casa señorial situada en el centro de la ciudad y a escasos metros de su Ayuntamiento. Sus quince habitaciones atesoran vitrinas plagadas de recuerdos, vajillas, cuadros, fotografías, tapetes…. pero, al mismo tiempo, han dotado al edificio de todas las comodidades: suelo radiante, aire acondicionado, suelos de tarima, bañeras exentas y una ropa de cama digna de los mejores hoteles.

La oferta es amplia, pero merece la pena detenerse en la Hospedería de San Francisco. Aledaña de la iglesia del mismo nombre y antiguo convento, conserva un claustro ideal para la tertulia. Cuenta con trece sobrias habitaciones cuyas ventanas se abren para ofrecer unas vistas excepcionales. El edificio fue uno de los conventos franciscanos observantes más importantes de Andalucía y está incluido en el Catálogo General del Patrimonio Histórico andaluz desde el año 2001.   

 PARA COMER

Restaurantes como Río o Zyrah son buenos puntos de partida para disfrutar de una gastronomía en la que el aceite de oliva virgen extra confiere a los platos una elegancia y un sabor característicos.

El salmorejo, con su aderezo de jamón y huevo duro, el gazpacho o el remojón son una apuesta segura, pero hay que probar el revuelto de collejas – hierbas que crecen a la sombra de los olivos-, las migas, los flamenquines o la tortillita de rabo de toro que preparan con esmero en Zyrah.

De postre las torrijas, que se preparan de una forma especial. Deliciosas las del restaurante Río. Y para llevar a casa, las Isabelas, El turrolate, las papuecas, los roscos fritos…una colección de dulces que la tradición confitera de Priego ha sabido conservar.

Sin duda un final dulce para una estancia en la que podemos disfrutar del arte, la tradición, la historia, la naturaleza y la buena mesa.

https://www.golfinone.es/priego-cordoba-alto-olivos-ruta-del-golf-andaluz/